INICIO / Coaching /

¿Debes ser perfeccionista en todo lo que haces?

¿Debes ser perfeccionista en todo lo que haces?

Publicado el: junio 20, 2018

¿Debes ser perfeccionista en todo lo que haces?

¿Eres de las personas que busca la perfección en todo lo que hace? Pues debes saber que ser perfeccionista no es sinónimo que todo saldrá de maravilla, porque buscar siempre la perfección no solo puede truncar proyectos, sino también puede afectar tu salud. Asimismo, tratar de hacer lo mejor en todo lo que haces o dar lo mejor de ti en cada momento está bien. Sin embargo, cuando esto se convierte en una obsesión y te vuelves perfeccionista, tu salud y tus relaciones sociales pueden verse afectadas, además también puedes frustrarte más de lo debido. A continuación, 5 reflexiones por las que no debes buscar la perfección en todo lo que haces.

¿Debes ser perfeccionista en todo lo que haces?

1. Afecta las relaciones: Las relaciones tanto personales como profesionales pueden deteriorarse cuando se trata con una persona perfeccionista, ya que nunca estará conforme con el desempeño de los demás. Asimismo, en el trabajo le resultará muy difícil a una persona perfeccionista seguir un proyecto en grupo, porque le costará considerar otras opiniones que se distinga de la suya y siempre querrá tener la razón.

2. Impide experimentar cosas nuevas: Un rasgo de la persona perfeccionista es el desmedido miedo al fracaso, una característica que le impide realizar cosas nuevas, ya que lo desconocido supone tomar demasiados riesgos. Por ejemplo, lo que emprenda podría no salir perfecto y esto será visto por una mentalidad tan exigente como otro al fracaso.

¿Debes ser perfeccionista en todo lo que haces?

3. Puede llevar a la procrastinación: Procrastinar significa postergar siempre lo importante. De esta manera, una persona sustituye lo que se debe hacer por otras actividades más placenteras, sin embargo, a lo que suele pensar el perfeccionista puede ser procrastinador extremo, debido a su rasgo mental del todo o nada. El perfeccionista suele paralizarse frente a una tarea en busca de la perfección y es común que postergue los proyectos por sentir que lo que ha hecho nunca es suficiente, ni llega a la excelencia deseada.

4. Se encierra en su mundo: El perfeccionista suele aislarse a nivel social, pero además, su forma de ser le impide contar sus problemas y preocupaciones a los demás, ya que no querrá poner en evidencia sus debilidades. De esta manera, no contar sus preocupaciones lo puede hacer sentir como una persona única.

¿Debes ser perfeccionista en todo lo que haces?

5. Ansiedad social: El perfeccionista normalmente no siente nervios ante un evento, como puede ser hablar en público o tener una primera cita, sino más bien experimenta episodios de ansiedad. Asimismo, siente que no es sobresaliente en lo que hace y con esto surge el miedo al rechazo, por lo tanto, es una persona que no le agrada para nada sobresalir en una reunión social.

Ya lo sabes, es esencial reconocer y aceptar que no se puede alcanzar la excelencia en todo lo que haces.

COMPARTE:

Tambien te puede interesar

MENU