Noticias

Coaching de equipos: Cómo elevar la productividad

Por  | 

Emprendedor, el coaching se trata de una herramienta para liberar el potencial de los individuos, de esta manera, ayudarlos a superar sus bloqueos internos y a tomar la mejor decisión. Se basa en el principio de no simplemente dirigir, sino facilitar que el cliente se dirija a sí mismo. La relación de coaching se establece entre el coach y el cliente,  generalmente los clientes son directivos de empresa o personas que quieren cambios en su vida personal o profesional. Sin embargo, también se puede utilizar habilidades propias del coaching para dirigir equipos de trabajo, por lo tanto,  a continuación 4 técnicas coaching para gestionar equipos.

1

1. Dinámica de equipo: Uno de los mejores métodos para comenzar el coaching de equipos es el uso de dinámicas de grupo. Todos tienen distintos estilos de trabajo y comunicación, sin embargo, cuando te encuentras con una persona con un estilo diferente al tuyo, te cuesta llegar a un acuerdo en la creación de un mismo proyecto. Como coach, tu función es conseguir aclarar los problemas personales que pueda haber entre tus miembros al momento de realizar un proyecto en común. Debes conseguir un mayor entendimiento entre ellos, ya que les permitirá ajustar su comportamiento para obtener mejores resultados y ser capaces de interpretar las conductas ajenas con más comprensión y empatía.

2

2. Crear expectativas de comportamiento: El desarrollo de un conjunto claro de expectativas de comportamiento y de comunicación es un aspecto importante del coaching de equipos. Las expectativas ayudan a crear empatía y comprensión, de esta manera, asegurarse que las preferencias individuales no son más importantes que los objetivos del equipo. Por lo tanto, una buena manera para formalizar estas expectativas es realizar una carta de equipo, se trata de una especie de contrato donde se perfilan un conjunto de reglas que todos tienen que seguir y respetar.

3. Formas de reconocimiento y recompensa: Es posible que utilices algún tipo de recompensa para valorar el trabajo realizado, sin embargo, esto puede ser un obstáculo en lo que a trabajo de equipo se refiere, ya que es un error considerar la recompensa personal como una prioridad mayor que el rendimiento del grupo. Cuando los miembros del equipo tienen metas personales que no coinciden con los objetivos de equipo, esto puede llevar a un desajuste en la implicación del trabajo colectivo. Así es que como líder de equipo y coach, tu función es identificar estos casos y encontrar la forma de resolverlo.

33

4. Apoyar el Desarrollo Individual: Formar parte de un grupo de trabajo no implica que todos sus miembros tengan los mismos conocimientos ni que estén al mismo nivel. Por lo tanto, el líder tiene que ser consciente de estas diferencias y encontrar recursos para apoyar los objetivos de desarrollo de cada integrante, además de organizar coaching individual siempre que sea posible.

Ya lo sabes, depende del tipo de equipo y de las diferentes personas que lo forman, pero también depende mucho de ti como coach.