Noticias

¿Qué hacer para que el estrés no afecte tu salud?

Por  | 

El estrés es una reacción instintiva del cuerpo ante lo que percibe como una amenaza. Ante esto, situaciones como un conflicto con un compañero, una discusión con un jefe difícil, una entrega con plazos cortos o problemas familiares, las personas están sujetas constantemente a estímulos que perciben como amenazas y viven en un estado permanente de estrés. De esta manera, el estrés tiene un efecto muy negativo sobre la salud física, mental y emocional, igualmente, es una de las principales causas de infelicidad en el trabajo. A continuación, 4 técnicas de respiración para combatir el estrés.

1. Relajación muscular progresiva: Se utiliza para reducir la tensión en el cuerpo entero, se debe mantener respiraciones profundas y lentas. Primero, empieza inhalando por la nariz contando hasta cinco mientras tensas tus pies, luego exhalas por la boca contando hasta cinco, relájate. Esto debes repetirlo por cada grupo muscular, rodillas, muslos, glúteos, pecho, brazos, manos, cuello y mandíbula y ojos.

2. Respiración alterna: En posición relajante, pon tu dedo pulgar derecho sobre la fosa nasal derecha y tu dedo índice sobre la fosa nasal izquierda. Después, inhala por la fosa izquierda presionando con el pulgar y para exhalar hazlo por la fosa derecha presionando con el índice. Esta es la única técnica que no se recomienda antes de dormir, ya que se considera que balancea el cuerpo y levanta la mente.

3. Respiración cuadrada: Esta es la más simple de todas. Elige una postura y un lugar en el que te sientas a gusto, puede ser sentado en la oficina, en el sofá de la casa o hasta acostado en la cama. Inhala por la nariz contando hasta cuatro y luego exhala también por la nariz contando hasta cuatro. La respiración cuadrada incrementa la concentración, relaja el sistema nervioso y reduce el estrés, asimismo, es particularmente útil al momento de dormir. Conforme vayas avanzando, realiza este ejercicio intentando contar hasta diez.

4. Respiración abdominal: El objetivo aquí es que infles el diafragma, no el pecho. Empieza con una mano sobre el pecho y la otra sobre el vientre, realiza una respiración profunda por la nariz y al mismo tiempo siente tu vientre crecer y tus pulmones estirarse. Esto puedes hacerlo seis o diez respiraciones lentas y profundas durante 10 minutos todos los días.

Ya lo sabes, practica estos ejercicios de respiración para reducir el estrés.