INICIO / Actualidad /

Pitch elevator: Cómo convencer a los inversionistas

Pitch elevator: Cómo convencer a los inversionistas

Publicado el: abril 9, 2018

El término viene del inglés elevator speech y se refiere a un discurso de presentación corto (en realidad bastante breve) muy utilizado en ventas para dar a conocer nuestra empresa a potenciales socios o inversionistas y presentarles una oferta de negocios.

La principal característica del pitch elevator es la brevedad. Tal vez te estás preguntando “¿qué tan breve?”, pues simplemente el tiempo que tardamos en ir de un piso a otro en ascensor, son apenas segundos, aunque los entendidos en el asunto sugieren hasta más de un minuto.

En teoría, este es el tiempo que un posible accionista dedica a escuchar nuestra propuesta comercial. Si eres líder de ventas, hoy te planteo un reto, lograr que tu equipo haga el mejor pitch elevator y consiga una cita con quien puede ser el próximo inversor de la empresa.

El objetivo del pitch elevator es vender un proyecto empresarial, o incluso venderte a ti mismo como profesional, a quien acabas de encontrarte en un ascensor.

Un pitch elevator destinado al éxito tiene estas características:

Brevedad: Sé que estoy pareciéndote reiterativo, pero no está de más recordarte la esencia de este discurso. Algunos expertos aconsejan que dure hasta tres minutos, mientras otros aseguran que treinta segundos es suficiente.

Precisión: La presentación debe ser directa e ir al grano. Debemos concentrarnos en lo esencial para aprovechar el poco tiempo que tenemos.

Interés: Al poner en práctica un pitch elevator nuestra misión es despertar la curiosidad del receptor, no vender. Así que no pierdas tu objetivo de vista.

Los cinco elementos básicos que no deben faltar en un buen pitch elevator son:

Nombre de la empresa.

 Tipo de empresa.

 Misión de la empresa

 Objetivos de la empresa a corto plazo.

 Propuesta de negocios.

Duración

Diversos especialistas señalan que un pitch elevator debe durar 118 segundos. Señalan que los 8 primeros segundos son decisivos, porque ellos determinarán el éxito o fracaso de tu presentación.

Este tiempo es suficiente para atrapar la atención de nuestro interlocutor si sabemos despertar su curiosidad. ¿Cómo lo hacemos? Diciéndole quiénes somos, qué hacemos y qué ofrecemos.

Ya lo sabes emprendedor, aplica estos consejos y conseguirás tus objetivos.

COMPARTE:

MENU