Noticias

Papa Francisco advierte amenazas de la Amazonía

Por  | 

El Papa Francisco denunció la situación de opresión que viven los pueblos de la Amazonía por los intereses económicos y advirtió que “nunca han estado tan amenazados como ahora”. Fue durante su discurso en el encuentro con los pueblos originarios en Puerto Maldonado, durante el primer acto de su visita al Perú.

“Probablemente los pueblos amazónicos originarios nunca hayan estado tan amenazados en sus territorios como lo están ahora”, dijo el Santo Padre durante el encuentro con los pueblos indígenas peruanos, brasileños y bolivianos en Puerto Maldonado.

“La Amazonia es una tierra disputada desde varios frentes: por una parte, el neo-extractivismo y la fuerte presión por grandes intereses económicos que dirigen su avidez sobre petróleo, gas, madera, oro, monocultivos agroindustriales”, sostuvo.

1

Agregó que también hay programas de conservación de la naturaleza que tampoco tienen en cuenta las necesidades de los pueblos amazónicos.

“La amenaza contra sus territorios también viene por la perversión de ciertas políticas que promueven la ‘conservación’ de la naturaleza sin tener en cuenta al ser humano”, expresó el Sumo Pontífice.
Afirmó que hay “movimientos que, en nombre de la conservación de la selva, acaparan grandes extensiones de bosques y negocian con ellas generando situaciones de opresión a los pueblos originarios”.

Paradigma
“Hemos de romper con el paradigma histórico que considera la Amazonia como una despensa inagotable de los Estados sin tener en cuenta a sus habitantes”, añadió, afirmando que la situación actual “provoca asfixia a sus pueblos” y estimula la migración de los jóvenes por “falta de alternativas locales”.

2

No hay tierra de nadie
De otro lado, el Papa Francisco pidió desterrar la frase Madre de Dios, tierra de nadie. Madre de Dios es tierra de Dios, advirtió el Santo Padre. En otro momento invocó a los jóvenes amazónicos a prepararse, estudiar y a mantenerse íntegros, porque así los necesitamos.

Hablan las comunidades
Durante el encuentro las comunidades aborígenes amazónicas pidieron ayuda al Sumo Pontífice, porque están agobiadas por la deforestación, la contaminación de los ríos, la pobreza y la trata de personas, fomentadas principalmente por las actividades mineras ilegales.