Noticias

Las frases que nunca debes decirle a tu jefe

Por  | 

¿Quieres desarrollarte profesionalmente en la empresa que laboras? Hay errores que nunca debes cometer. Recuerda que tu jefe es la persona a quien debes responder siempre y con quien tienes que tratar de mantener una buena relación si pretendes desarrollarte profesionalmente en la empresa.

Asimismo, el buen relacionamiento en la oficina es fundamental y para ello, es necesario saber comportarse correctamente con los colegas, pero aún más con tu jefe. Probablemente el trabajo sea el lugar donde más debes medir tus palabras, ya que decir lo correcto o incorrecto es la línea que te acercará o separará de un ascenso, aumento de sueldo o que te despidan. A continuación, 10 frases que jamás deberías decir en el trabajo.

1. “¿Cómo lo hago?”: Cuando tu jefe te pide hacer algo, una vez que entiendas de qué habla, tu trabajo es decir, “Claro, no hay problema, puedes contar conmigo”. Después piensa en cómo hacerlo y resuélvelo. De esa manera aceptas más responsabilidad sin generar problemas mayores a tu valor.

2. “Nunca me dijiste que lo hiciera”: Guiarte únicamente por lineamientos puntuales puede ser problemático. Las empresas valoran a los colaboradores con iniciativa y atención al detalle. Tal vez la petición formal no involucró todos los aspectos de la tarea pero tienes que ser capaz de prevenir y pensar más allá de la simple orden.

3. “No tengo tiempo”: Es lógico que estés ocupado, pero estás contradiciendo los deseos del jefe. Si la tarea te ha sido asignada es porque tú puedes aportar algo que los demás no. Asimismo, también puedes plantear de buena manera las exigencias que tienes y que no te permiten realizar esta nueva tarea o incluso señalar que tal vez sea mejor pasar uno de tus trabajos a otra persona y así puedas concentrarte más en el nuevo proyecto. Recuerda que ser multifacético se ha vuelto un requerimiento en la mayoría de los trabajos, así que aprende a lidiar con ello.

4. “No fui yo, fue él”: Si eres responsable de tus actos, acéptalo. Si no es tu responsabilidad o culpa, explícalo, pero no señales a nadie nunca porque hacerlo te hará lucir poco profesional. Culpar a otro implica que no puedes aceptar las consecuencias de un fracaso y aún más, que no eres un buen compañero y estás dispuesto a sacrificar a otro por salvarte.

5. “Ayer me dijiste que hiciera exactamente lo contrario”: Las contradicciones son parte de ser jefe, especialmente cuando están frente a un dilema. Por lo tanto, es importante que estés dispuesto a seguir su paso y no juzgar equivocaciones. Trata de decir, “estoy trabajando para encontrar el punto medio entre el enfoque de ayer y el nuevo ángulo de hoy, pero ayúdame con eso”.

6. “No”: Al menos que sea ilegal o poco ético, pero no es buena idea darle una negativa a tu jefe. Puedes hacer preguntas o negociar, pero evita decir que no al menos que tengas un excelente currículum o no necesites el trabajo.

7. “Ese tipo es un idiota”: Ya sea un colega, un cliente, un proveedor o cualquier otra persona, pero no pienses que puedes hablar con tu jefe como si fuera tu amigo. Si haces algo como criticar a alguien más, corres el riesgo de sonar irrespetuoso o crítico de alguien que podría ser más importante para la compañía que tú, Además, puedes generar desconfianza en tu jefe.

Ya lo sabes, evita decir estas frases para que conserves un buen vínculo con tu jefe.