Noticias

Gana dinero: Exporta prendas de vestir para bebés

Por  | 

La industria de prendas de vestir podría crecer alrededor de 4% en el 2018, debido principalmente, a una mayor demanda de polos de algodón, según el Ministerio de la Producción (Produce). El sector, que aporta el 7.2 % al PBI manufacturero, entraría en un punto de inflexión, luego de seis años sucesivos a la baja.

Para el 2018 las proyecciones de este sector son favorables, ya que se espera una mayor demanda de nuestros distintos mercados, lo que permitirá cerrar este año con una recuperación de 4% respecto al 2017, año en el que la industria de prendas de vestir habría cerrado con una disminución de 3%.

También impactarían positivamente en la recuperación del sector, la mayor demanda interna y externa de diferentes tipos de prendas, entre las que destacan pantalones, camisas, vestidos y, en menor medida, medias para mujeres.

El año pasado el sector de prendas de vestir registró cifras negativas, aunque éstas en promedio han sido menores que las registradas en años previos.

La recuperación económica de los principales compradores del sector externo, podrían ser signos de una recuperación para años posteriores.

1

Ropa para niños y bebés

Dentro del rubro de prendas de vestir, uno de los rubros con mejores perspectivas es la ropa para niños y bebés. Este es uno de los subsectores que ha experimentado un importante dinamismo desde la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, el cual creció en 6.4% entre el 2014 y 2016.

Actualmente, Estados Unidos es el principal comprador de prendas para niños y bebés manufacturadas en el Perú, concentra el 65% de las exportaciones, informó Oficina Comercial (Ocex) del Perú en Nueva York.

De acuerdo a Fashionbi, portal de estudios sobre la moda americana, el mercado de prendas para niños y bebés es uno de los más estables en Estados Unidos pues guarda una estrecha correlación con la tasa de fertilidad estadounidense que se mantiene alrededor de 1% y que representa un incremento en la población de cinco millones anualmente (US Census Bureau).

Se espera que el año pasado este rubro haya crecido 4,2% respecto al 2016, alcanzando un valor de mercado de US$ 173 mil millones.

El gasto promedio por hogar en confecciones para niños y bebés se mantiene alrededor de US$ 123 por niña y US$ 90 por niño al mes.

Este gasto se debe al constante incremento de tallas que experimentan los niños en un periodo de tiempo reducido, razón por la cual los padres de familia compran ropa para sus hijos con mayor frecuencia.