Marketing

Conoce los errores que alejan a tus colaboradores

Por  | 

Tanto en la vida como en el trabajo, los errores se pagan y para una empresa el precio es perder a sus mejores trabajadores. Si tenemos en cuenta que formar un buen equipo requiere mucho esfuerzo y tiempo, la pérdida de un miembro clave no es un hecho que se debe infravalorar ya que puede afectar directamente al éxito de nuestro negocio. Además, ningún profesional abandona un proyecto sin motivos y cuando esto se produce siempre hay que reflexionar para que no vuelva a suceder.
120064
Cuando un buen trabajador no está contento siempre buscará un nuevo empleo y al ser un recurso preciado, siempre tendrá opciones interesantes en las que cumplir sus aspiraciones. Poner solución a estos errores apostando por una empresa de miembros ilusionados, evitará que el equipo y sus integrantes claves se apaguen.

1. Poca flexibilidad en horarios
Si el trabajador se encuentra presionado y siente desconfianza por parte de sus jefes es un motivo de peso para plantearse cambiar de empresa. Marcar un horario estricto donde no se tenga margen para atender cuestiones personales, es origen de tensiones que generan estrés innecesario. Introducir el uso de las nuevas tecnologías aportará beneficios y flexibilidad temporal, por ejemplo poder trabajar en remoto desde casa o evitar desplazamientos por reuniones que alejen al empleado de su hogar.
0000386685
La flexibilidad a día de hoy se valora más por las nuevas generaciones que incluso los ingresos salariales. Apostar por una conciliación verdadera entre mundo laboral y personal es posible siendo además, un buen método para persuadir al buen profesional para que no contemple otras ofertas.

2. Permitir la mediocridad y no valorar logros
Cuando se tolera el bajo rendimiento o la falta de responsabilidad de uno de los empleados, se transmite un mensaje negativo al resto. Es aconsejable revisar los méritos y premiar los logros de aquellos que destaquen ya que que tratar por igual al brillante y al empleado ineficaz desmotiva al primero. Agradecer los esfuerzos o reconocer los éxitos no cuesta dinero y es un gesto de reconocimiento que todo trabajador valora.
mobbing
3. No contar con inteligencia emocional
Despreocuparse por aquellas personas que dedican ocho horas de su día a dar el máximo por un proyecto y sólo fijarse en los resultados es un gran error. En necesario conocer lo máximo posible a los miembros del equipo, sus habilidades, inquietudes o conocimientos. Descubrir en el ámbito profesional cuáles son sus aspiraciones, qué aspecto les gustarían desarrollar o cuál son sus ambiciones futura. Además atender aspecto o necesidades personales es también responsabilidad de un buen líder.

4. Descuidar el buen ambiente del grupo
Crear un clima relajado y de confianza permite a los empleados desarrollarse con naturalidad dentro del equipo sintiéndose cómodo. Las emociones positivas impactan en el buen trabajo de los equipos y por tanto en su rendimiento. Además, si la energía entre los compañeros y líder es positiva, no importará si algún día es necesario quedarse más tiempo en la oficina por ejemplo. Este buen ambiente se puede conseguir organizando actividades lúdicas que diviertan a los profesionales fuera de la oficina, desayunando juntos para celebrar buenas noticias o fomentar el uso de cascos para escuchar música con los beneficios que esta provoca en el ánimo de los trabajadores.
Gestion-estres-laboral1-640x427
5. La falta de comunicación
Los trabajadores valoran poder participar en las decisiones, ser partícipes de la marcha de los proyectos y conocer la situación de la empresa en grandes rasgos. Cuando se comparten los problemas y también las alegrías con todos los miembros, el proyecto se siente común, aumentando la responsabilidad de los profesionales. Es un signo de confianza que cohesiona y aporta identidad de equipo.

En definitiva, una cultura de empresa basada en el control y en normas estrictas es un error que ahoga al talento. La mejor regla al final es el sentido común y buscar un equilibrio entre las responsabilidades para conseguir unos objetivos y la flexibilidad en los resultados.