Marketing

Conoce 5 pasos para conseguir financiamiento

Por  | 

Emprendedor, ¿quieres poner un negocio o ampliar tu empresa y no tienes cómo financiarla? La obtención de recursos financieros es uno de los retos más importantes al que se enfrentan  cuando deciden iniciar y hacer crecer su propuesta empresarial. Si te encuentras en cualquiera de estas situaciones, a continuación algunos consejos para que sepas cómo conseguir dinero y tengas en cuenta los diferentes medios que te ayudarán a desarrollar la idea que tienes en mente, porque existen diversas  fuentes de financiación a las que puedes recurrir y dependiendo del tipo de fuente de inversión que quieras, tendrás que seguir pasos para poder obtener el dinero que necesitas.

1. Entidades financieras: Estas prestan su dinero a empresas y emprendedores con bajo riesgo y con garantías, buscando el recobro mediante cuotas periódicas que incluyen una parte de intereses y otra de la cuota principal. El negocio de los bancos consiste en captar depósitos de sus clientes para posteriormente prestarlos a otros clientes, siendo su ganancia el margen de intereses generado en el proceso, solicitando garantías colaterales y activos tangibles que aseguren la devolución del préstamo.

1

2. Recibir dinero del capital riesgo: Se trata de entidades que tienen como objetivo la toma de participaciones en el capital de empresas no cotizadas en el principal mercado financiero. Son la segunda fuente de financiación profesional, después de los bancos. Están regulados y la principal ventaja es que son inversores solventes, con todas las garantías legales y con fuertes recursos, pero son poco flexibles. Es válido para empresas que están ya en funcionamiento y con fuerte potencial de crecimiento.

3. Préstamos participativos: En esta modalidad, el prestamista realiza una apuesta por el proyecto y une su suerte a la del emprendedor. Se trata de un instrumento financiero caracterizado por la participación de la entidad financiera en los beneficios de la empresa financiada, además del cobro de un interés fijo. Es decir, si al emprendedor le va bien, el prestamista ganará más. La ventaja es que supone una financiación que se puede devolver en cómodas cuotas en los difíciles inicios. El problema es que parte de los beneficios, si llegan, irán a parar al prestamista. Es útil para las empresas de un riesgo relativamente elevado.

2

4. Autofinanciación o familiares: Se trata de los inversores más próximos al emprendedor, lo que supone un importante riesgo. Prima la relación personal, casi a fondo perdido, entre inversores y el emprendedor. Lo positivo es que no requiere grandes justificaciones y tiene mucha flexibilidad para la devolución. También puedes recurrir a la autofinanciación, es decir, la forma en la que financiaremos la empresa es concapital propio. Este modelo sirve en proyectos con baja necesidad de capital y en empresa Lean Start up que gastan poco.

5. Inversionistas ángeles: Son inversores privados que aportan su capital, su experiencia y sus contactos en el mercado. Ponen dinero, pero tienen un perfil más de mentor. El problema es que pueden llegar a intervenir demasiado en la gestión del negocio. Pueden ser útiles para proyectos de nicho en el mismo sector y zona geográfica que el Inversionista ángel.

Emprendedor, elige el que más se adecue a ti y puedas financiar tu empresa.