Noticias

5 Claves para estabilizarte en tu nuevo empleo

Por  | 

Si acabas de incorporarte a una nueva empresa, se trata de una experiencia que exige practicar una buena estrategia. Por lo tanto, los cien primeros días en un nuevo centro laboral marcan el futuro profesional en la empresa. Asimismo, al llegar al nuevo trabajo se producen sensaciones, se despejan expectativas y se marca un punto de partida para una relación en la que el componente humano es muy primordial. A continuación, 5 claves para que aprendas todos los secretos y puedas superar con éxito los 100 días y estabilizarte en tu nuevo empleo.

1. Adaptación a la nueva empresa: El primer reto pasa por adaptarse a la nueva cultura corporativa de trabajo de la empresa y a las reglas del nuevo entorno. Por lo tanto, lo más recomendable es observar y si tienes dudas, puedes preguntar, pero recuerda que eres tú quien se incorpora a esa empresa y no esa empresa a ti.

2. Informarse sobre la nueva compañía: Es de mucha importancia para una buena integración haber investigado previamente la esencia de la compañía. De igual forma, debes informarte de la organización y de sus datos económicos a través de la documentación existente, de las publicaciones especializadas y de los contactos personales. Además, toda la información sobre el entorno de la empresa, su mercado, sus rivales y su política de marketing, será de mucha utilidad para movilizarse con tranquilidad por lo despachos.

3. Mostrar humildad: No debes angustiarte si en este periodo no salen las cosas como deberían y además debes reconocer abiertamente tu falta de experiencia en el puesto. Tampoco rechaces ayuda externa y no tengas miedo a solicitar formación complementaria, porque es un error mentir por miedo a que te juzguen por no saber hacer algo. Asimismo, aparte de dar a conocer tu potencial de rendimiento profesional, es aconsejable anticiparse a las dificultades que puedan surgir con nuevos compañeros.

4. Comportarse con naturalidad: Lo principal es que seas tú mismo, porque en caso contrario, tus compañeros y jefes lo notarán, y aparecerán situaciones forzadas que no te beneficiarán.

5. Comunicarse con los superiores: Es probable que los primeros días tu ritmo de trabajo sea lento, pero compensa esta circunstancia comunicando a tus superiores los esfuerzos de adaptación y los progresos realizados día a día. Recuerda que si empiezas a un ritmo muy elevado en una actividad que no dominas bien, existen muchas posibilidades de equivocarte, algo que no es bueno cuando se estrena trabajo.

Ya lo sabes, sigue estos consejos si has ingresado o estás por incorporarte a una nueva empresa.